Wednesday, February 07, 2018

SomosRacistasCuando no hay empatia

Todo los días lucho contra mis ángeles y demonios para no juzgar a nadie.

Cuando reacio no O me molesto con alguien resulta que soy yo el enojado no puedo culpar a alguien mas.

Empatía y valores es lo que necesita el mundo
Pero el consumismo esta basado en que haya alguien que tenga menos y alguien que tenga más.

Así funciona nuestro mundo donde hay primera clase y turista.



#SomosRacistasCuando

#SomosRacistasCuando cuando eres actor y no quieres hacer ningún papel indígena pero llega #MelGibson y Todos son #Mayas

La revista chilango lanza una campaña interesante para poner el racismo que se vive en México y el DF como punto en la mesa.

Me hace pensar en la campaña de #metoo sobre el acoso y me pregunto algo similar;
¿alguna vez has discriminado a alguien. ? ¿alguna vez te han discriminado?

Es bien fácil ponernos la capa de víctimas:
Porque somos Mexicanos...
Porque somos latinoamericanos...
Porque somos Chilangos
Porque vivimos en....

Con quien somos racistas,
Con el viene viene
Con el limpia vidrios
Con la señora que vende muñecas o chicles.

En el DF no aprendí náhuatl porque no se usa y no hay con quien usarlo.
En Cancún es ya casi de hipsters hablar Maya.
Solo falta que lo pongan de moda en la condechi y no se que tan bueno va a ser eso, porque ya después ya no van a dejar a las náhuatl hablantes ser.

Trabajo en el turismo y la gente es un cliché cultural.

El problema con los estereotipos es que son reales.

En Mexico
Los del Norti: marros Hasta los centavos
Los del DF:osea guey -o- chaaaalee banda
Los del sur: tercos Hasta para ser del sur

Sin ofender.
Nadie se ayuda a sí mismo


Monday, February 05, 2018

Caridad y dignidad

Gran lección:

Ella le preguntó: "¿a Cuánto los huevos?" El viejo respondió, $ 2 pesos por huevo

Ella: Tomaré 6 huevos por $ 10 pesos o me iré'.

El viejo vendedor: "Ven y llévalos al precio que quieras". Puede ser, este es un buen comienzo porque hoy no he podido vender ni un solo huevo.

Ella tomó los huevos y se fue sintiendo que había ganado. Se subió a su lujoso automóvil y se fue a un elegante restaurante.

Allí, ella y su amiga, ordenaron lo que les gustaba. Comieron un poco y dejaron mucho de lo que ordenaron. Luego ella fue a pagar la cuenta. La factura le costó $ 1400. Dio $ 1500 y le pidió al dueño del restaurante que se quedara con el cambio.

Este incidente podría haber parecido bastante normal para el propietario, pero doloroso para el vendedor de huevos pobres.

La cuestión es

¿Por qué siempre demostramos que tenemos el poder cuando compramos a los necesitados? ¿Y por qué somos generosos con aquellos que ni siquiera necesitan nuestra generosidad?

Una vez leí:

"Mi padre solía comprar productos simples a los pobres a precios altos, aunque no los necesitaba. A veces solía pagarles más. Me preocupé por este acto y le pregunté por qué lo hacía. Entonces mi padre respondió: "Es una caridad envuelta en dignidad, hijo mío”.

Akumal



Blogs México BloGalaxia Licencia de Creative Commons